Estrategia de “Inmunización Colectiva escalonada” mediante la implementación de mapas de salud para superar la Pandemia

RESUMEN

Estamos entrando al 5 mes desde que empezó la infección por el Covid 19 y la mayoría de las acciones sanitarias para frenar la propagación basadas en cuarentenas, distanciamiento social y medidas de prevención se las está realizando con la esperanza que llegue un tratamiento farmacológico o una vacuna para poder inmunizarnos y volver a nuestras actividades, pero que pasa si no llega el tratamiento o la vacuna, cuánto tiempo más estaremos aislados con las consecuencias biológica, psicológicas, económica y sociales que esto conlleva.

En este artículo se propone una estrategia para tener una inmunización colectiva escalonada mediante la identificación de casos confirmados y sospechosos realizando mapas de salud de la comunidad con el objetivo de poder alcanzar una inmunidad colectiva protegiendo a los grupos vulnerables como los adultos mayores y personas con comorbilidades crónicas.

Los pasos que se pueden tomar para salir de la cuarentena a medida que la transmisión epidémica se controla deberán ser escalonados y coordinados con el objetivo de que poco a poco vayamos adquiriendo inmunidad, en un escenario sin tratamiento y vacunas confirmadas.

INTRODUCCION

Partamos de la consigna de que “Eventualmente todos nos Contagiaremos” y que las políticas de contención de la pandemia están en lo cierto, que su consigna es hacer todo lo posible por evitar el virus se propague y que permitan que cuando en algún momento nos contagiemos haya camas de hospital disponibles para recibir tratamiento.

En un escenario sin tratamiento y sin vacunas tenemos que buscar alternativas como “Inmunidad de Rebaño” también conocida como inmunidad colectiva o de grupo, se da cuando un número suficiente de individuos están protegidos frente a una determinada infección y actúan como cortafuegos impidiendo que el agente alcance a los que no están protegidos.

Generalmente este tipo de protección se busca a través de la vacunación, pero en el caso de infección por coronavirus, al no disponer de vacunas, la esperanza es que con el tiempo llegue a haber tantos individuos que ya han superado la infección (de forma clínica o subclínica) que el virus no encuentre fácilmente personas susceptibles a las que infectar, por lo que se cortaría la transmisión.

Este articulo está sustentado por documentos normativos de instituciones internacionales como la OMS, el informe llamado National Coronavirus Response a Road Map to Reopening, entre otros, cuyos links se los dejo al final

OBJETIVO

Inmunización colectiva escalonada mediante la identificación de casos confirmados y sospechosos con la implementación de mapas de salud a medida que la transmisión epidémica se controla y superemos la pandemia.

DESARROLLO

Las directrices de las fases de una pandemia y las estrategias a seguir fase por fase nos lo dan la OMS, cuyo objetivo es controlar la propagación, brevemente realizaremos un resumen de estas fases para ponernos en contexto. 

Fase 1. Se reconoce la potencialidad del virus, su huésped y los mecanismos de infección en seres humanos. Se adoptan algunas acciones ante la posible llegada de casos.

Fase 2. Se reconoce que el virus de origen animal ha infectado a humanos por lo que se le considera como una posible amenaza de pandemia.

Fase 3. El patógeno ha provocado casos esporádicos o en pequeños conglomerados de personas, en algunos casos puede darse transmisión limitada de persona a persona.

Fase 4. Se caracteriza por la transmisión comprobada de persona a persona del virus, resultando en su capacidad de generar “brotes a nivel de la comunidad”.

Fase 5 y 6. La última fase de la pandemia se da cuando las medidas anteriores no han sido aplicadas con éxito y el número de casos salen de control.

Actualmente nos encontramos en la fase 4 de la pandemia en gran parte del mundo y aún no hemos llegado al pico de los contagios o mejor dicho a la meseta máxima de contagio y mucho menos a la caída de los casos para poder pasar a las etapas post-pandemia.

Los pasos que se pueden tomar para adquirir la inmunidad colectiva a medida que la transmisión epidémica se controla, las dividiremos en 4 etapas:

Etapa I.  Es la etapa actual en la que estamos para frenar la propagación en este período las instituciones de educación continuaran cerradas, se les pedirá en la medida de lo posible a los trabajadores que hagan su trabajo desde casa, se cierran espacios de reunión comunitaria como centros comerciales y gimnasios, y se les pide a los restaurantes que limiten sus servicios. 

Estas medidas deberán estar vigentes hasta que la transmisión se haya ralentizado considerablemente y la infraestructura de salud se pueda ampliar para manejar de manera segura el brote y atender a los nuevos infectados.

Es en esta etapa es importante la aplicación de los test a toda la población e identificar con un carnet a los casos confirmados y sospechosos con el objetivo de crear mapas de salud de la comunidad para clasificar a los ciudadanos dentro del grupo que esta inmune.

Etapa II. Podemos pasar a esta etapa cuando pueden diagnosticar, tratar y aislar de manera segura los casos de COVID-19 y sus contactos. 

Durante esta etapa saldremos a estudiar y trabajar escalonadamente y ordenadamente para evitar las aglomeraciones, las escuelas y las empresas pueden reabrir, y gran parte de la vida normal puede comenzar a reanudarse en un enfoque gradual. 

Sin embargo, algunas medidas de distanciamiento físico y limitaciones en las reuniones todavía tendrán que estar en su lugar para evitar que la transmisión se acelere nuevamente o tengamos otra recaída de la pandemia.

Para los adultos mayores (mayores de 60 años), aquellos con condiciones de salud subyacentes y otras poblaciones con mayor riesgo de COVID-19, continúan con las restricciones de la etapa I.

Etapa III. Las restricciones de distanciamiento físico y otras medidas de la etapa II se pueden levantar cuando existen un número mayor de personas inmunes de las que no lo son;

Tendremos que tener herramientas seguras y efectivas para mitigar el riesgo de COVID-19, incluida una vigilancia amplia, terapias alternativas que pueden rescatar a pacientes con enfermedades importantes o prevenir enfermedades graves en aquellos que están en mayor riesgo.

Encuestas serológicas para determinar la inmunidad de la población tendrá que ser un requisito en nuestra vida

Si una fracción suficientemente alta de la población se ha vuelto inmune a través de la recuperación natural, se pueden levantar las restricciones restantes. 

Fase IV. Después de vencer exitosamente a COVID-19, debemos asegurarnos de estar preparado para enfrentar una nueva amenaza de enfermedad infecciosa. Esto requerirá inversiones en iniciativas de investigación y desarrollo, expansión de la infraestructura y la fuerza laboral de salud pública y atención de la salud, y estructuras claras de gobierno para ejecutar planes de preparación sólidos.

CONCLUSIÓN

Estamos ante un escenario inédito, desconocido hasta la fecha, debido a que no sabemos a ciencia cierta el comportamiento del virus, cada día vamos aprendiendo más de él y se van construyendo y destruyendo teorías, lo cierto es que la humanidad tendrá que adaptarse a vivir con él ya que forma parte de nuestro mundo y que hasta la fecha no tenemos ni medicamentos específicos ni vacunas.

No podemos simplemente ignorarlo y aislarnos hasta que todo pase, porque no será así, algún día tendremos que salir de nuestras casas y la pregunta no es cuando salir, desde mi punto de vista la pregunta es cómo salir, esta es una propuesta de inmunización natural escalonada y ordenada, para poder adquirir paulatinamente la inmunidad de rebaño que, en definitiva, es así como superaremos la pandemia

BIBLIOGRAFIA

  • Organización Mundial de la Salud

https://www.who.int/es

  • National Coronavirus response: A Road Map to Reopening American Enterprise Institute
  • Recomendaciones de salud pública después de la exposición a COVID-19 asociada a viajes

https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/php/risk-assessment.html

  • Dinámica de transmisión temprana en Wuhan, China, de neumonía infectada por coronavirus novedoso

https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2001316

  • Declaración falsa: Bill Gates planea usar implantes con microchip para combatir el coronavirus

https://www.reuters.com/article/uk-factcheck-espanol-billgates-microchip/declaracin-falsa-bill-gates-planea-usar-implantes-con-microchip-para-combatir-el-coronavirus-idUSKBN21K30Q

Los 6 candidatos “Tratamiento farmacológico contra el Covid 19″

Foto: gettyimages

Sin tratamiento ni vacuna que haya demostrado efectividad contra el covid-19, los médicos no pueden más que trabajar para aliviar los síntomas de la enfermedad. El presente trabajo de revisión bibliográfica está basado en 3 documentos que desde mi punto de vista resumen las estrategias terapéuticas utilizadas hasta la fecha en contra el Covid 19, el primero y más completo es el estudio denominado “ Pharmacologic Treatments for Coronavirus Disease 2019 (COVID-19)” que lo pueden encontrar en el portal científico jamanetwork.com, el segundo es el “Proyecto Solidaridad” OMS https://www.who.int/es que consiste en un estudio clínico en el que los países investigarán de manera simultánea la efectividad de los medicamentos para tratar a pacientes de covid-19 y por ultimo están los estudios franceses publicados en el “International Journal of Antimicrobial Agents” muy controversiales pero no deja de ser una propuesta.

El objetivo es recopilar para usted la mayor cantidad de información sobre posibles tratamientos farmacológico para el coronavirus, debo aclarar que todos estos tratamientos son utilizados con otros fines farmacoterapeuticos, y que si están en estas investigaciones es porque sus acciones farmacológicas, en teoría, pueden atenuar o destruir al virus en ausencia de un fármaco especifico o una vacuna. 

1. “Remdesivir”

Es un medicamento antiviral, un nuevo profármaco que pertenece al grupo de los análogos de nucleótidos que actúa como un antirretroviral de amplio espectro desarrollado por la compañía estadounidense de biotecnología Gilead

El mecanismo de acción del remdesivir es inhibición del ARN polimerasa viral y por lo tanto evita que el virus se multiplique por la replicación en las células infectadas

Tras más de 10 años de investigación ha demostrado actividad en modelos animales contras múltiples patógenos virales emergentes incluyendo ébola, Marburg, MERS y SARS (estos dos últimos coronavirus con estructuras similares al del Covid-19) y datos preclínicos indican que puede tener actividad contra el nuevo Coronavirus.

El 25 de febrero de 2020, comienza un ensayo clínico del  remdesivir para tratar COVID-19 y hasta la fecha no tenemos datos reportados, y no olvidemos que al estudiar remdesivir, la pregunta no es solo si es seguro y efectivo contra Covid-19, sino en qué pacientes muestra actividad, por cuánto tiempo deberían recibir tratamiento y en qué etapa de su enfermedad sería más beneficioso, para responder estas preguntas tendremos que esperar.

2. Hidroxicloroquina

La hidroxicloroquina y su análogo, la cloroquina, se derivan de la quinina de la corteza del árbol de la cinchona, en 1934, es un antipalúdico y se utiliza también para reducir la inflamación en el tratamiento de la artritis reumatoide y el lupus, la hidroxicloroquina es la versión menos tóxica de la cloroquina.

El mecanismo de acción no se conoce precisamente, pero parece estar ligado a la elevación del pH intracitoplasmático, lo cual altera el ensamble de las cadenas α y β de las moléculas de la clase II del complejo mayor de histocompatibilidad, y así estaría interfiriendo con el procesamiento antigénico y, por tanto, disminuyendo el estímulo autoinmune de las células CD4

Los efectos secundarios son raros y más comúnmente incluyen náuseas y diarrea. Los efectos secundarios en tratamientos prolongados incluyen erupciones cutáneas, cambios en el cabello, debilidad, anemia y cambios en la visión.

Numerosos países iniciaron protocolos de utilización de este medicamento en pacientes graves de Covid19, el gobierno brasileño ha autorizado el uso de estos medicamentos, pero solo para la decisión de cada médico sobre su aplicación en relación con cada paciente específico.

Cuando se le preguntó, en febrero del 2020, acerca del uso de este medicamento, la jefa de Cuidados Clínicos y Emergencias Sanitarias de la OMS , la doctora Janet Díaz, dijo que “no hay pruebas de que sea un tratamiento efectivo en este momento. Recomendamos que la terapéutica se pruebe bajo ensayos clínicos aprobados éticamente, para demostrar eficacia y seguridad”.

Hasta la fecha no hay un ensayo clinico concluyente de la utilizacion de este medicamento.

3. Hidroxicloroquina com Azitromicina

El 17 de marzo, se publicó un estudio francés en el International Journal of Antimicrobial Agents que evaluó, de manera no ciega y no aleatoria, la eficacia de la hidroxicloroquina (HCQ) en monoterapia o asociada con azitromicina en pacientes con Covid-19 ingresados ​​en un hospital en Marsella, Francia.

Azitromicina es un antibiótico de amplio espectro del grupo de las macrólidos que actúa contra varias bacterias gram positivas y gram negativas y gram negativas.

También es efectiva contra Mycoplasma pneumoniae, Treponema pallidum, Chlamydia y Mycobacterium avium complex.

La azitromicina es utilizada para tratar ciertas infecciones del tipo de la bronquitis, neumonía y enfermedades de transmisión sexual (ETS), su mecanismo de acción es inhibir la síntesis proteica de las bacterias.

En el artículo publicado, los investigadores escribieron la siguiente conclusión: “A pesar de su pequeño tamaño de muestra, nuestra investigación muestra que el tratamiento con hidroxicloroquina se asocia significativamente con la reducción / desaparición de la carga viral en pacientes con COVID-19 y su efecto aumenta con la azitromicina”.

Sin embrago el estudio tiene muchos sesgos y no es conclusivo para afirmar que ese es el tratamiento del covid19.

4. Ritonavir y lopinavir

Es un medicamento de combinación en dosis fija para el tratamiento y la prevención del VIH SIDA, ambos medicamentos tienen como mecanismo de acción ser inhibidores de la proteasa del VIH.

Los efectos secundarios comunes incluyen diarrea, vómitos, cansancio, dolor de cabeza y dolores musculares. Los efectos secundarios graves pueden incluir pancreatitis, problemas hepáticos y  niveles altos de azúcar en la sangre. ​

Está en la  LIsta de Medicamentos esenciales de la OMS, los medicamentos más efectivos y seguros que se necesitan en un sistema de salud, se usa comúnmente en el embarazo y parece ser seguro.

En el New England Journal of Medicine (NEJM) se publicó un ensayo clínico con lopinavir-ritonavir, para adultos con Covid-19. El ensayo se realizó con un grupo de control, pero sin el uso de placebo y sin ciego. Cerca de 100 pacientes fueron reclutados en cada grupo. Como este es un estudio abierto, es importante evaluar métricas objetivas para mejorar.

  • “Mejora clínica en 14 días”: 45% con medicación versus 30% sin medicación (p <0.05);
  • Tiempo de mejora: 15 días con medicación versus 16 días con control (p <0.05);
  • Mortalidad: 19.2% con medicación vs 25% en el control (no significativo, p> 0.05);
  • Aislamiento viral: no hubo diferencia.

Los principales eventos adversos fueron gastrointestinales y ninguno fue muy grave. En el editorial, los autores son escépticos, porque a pesar de algunos signos de mejoría clínica, no hubo reducción en la viremia, lo que en su opinión podría indicar algún sesgo. sin embargo, se seguira estudiando.

5. Ritonavir/lopinavir e Interferon-Beta

La hipótesis es que una combinación de lopinavir / ritonavir, ribavirina e interferón beta-1b acelerará la recuperación, suprimirá la carga viral, acortará la hospitalización y reducirá la mortalidad en pacientes con infección Covid19 en comparación con lopinavir / ritonavir solo.

 Es una molécula que ayuda a controlar la inflamación y que há mostrado ser efectiva en animales infectados con síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés).

Estos fármacos son fundamentalmente antirretrovirales que se están usando ya en el tratamiento para la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y son el lopinavir/ritonavir junto con el interferón beta 1b o el interferón alfa 2b.

En España se está empleando mayoritariamente la combinación de lopinavir/ritonavir junto con interferón beta1b para tratar el Covid19, utilizándose hasta la desaparición de la fiebre y durante no más de 14 días.

El interferón alfa 2b se debería de administrar de forma nebulizada y en habitaciones con presión negativa.

Los especialistas advierten que es clave ser cuidadosos con el momento en el que se administran ya que, si se aplican en etapas muy avanzadas, podrían ser poco efectivos o incluso causar más daños que beneficios al paciente.

Para la utilización de estos fármacos, al no estar demostrada su eficacia, se requiere obligatoriamente la firma del consentimiento informado por parte del paciente o de la familia y la solicitud al Ministerio de Sanidad.

6. Ivermectina

Un grupo de investigadores australianos dieron a conocer el 3 de abril de 2020 que el medicamento ha dado resultados satisfactorios en las pruebas realizadas para combatir el Coronavirus y evita la replicación del virus en 48 horas según experimentos en cultivos celulares en pruebas de laboratorio.

 “Hemos descubierto que incluso una sola dosis podría eliminar todo el virus a las 48 horas y que, además, a las 24 horas se produce una reducción realmente significativa”, revelaron los investigadores.

En una gran mayoría de países se conoce como Ivermectina y está conformado por una mezcla 80/20 de avermectina B1a y B1b, en la actividad veterinaria se utiliza, generalmente, por vía inyectable y en menor medida por vía oral, para combatir las garrapatas, sarna y nematodiasis, en equinos, bovinos, caprinos, ovinos, suinos, caninos y felinos.

Pero también es utilizado en la medicina humana, en forma de comprimidos para el tratamiento de algunos procesos provocados por parásitos y en forma de crema para el tratamiento de la rosácea.

En este contexto la Ivermectina, una molécula muy noble, que tiene condiciones farmacológicas excepcionales, que hace 40 años que está en el mercado, y que en los últimos 10 años se empezó a estudiar su potencial en otros usos, entre ellos el antiviral, y que se esta estudiando.

Conclusión

La guía actual de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para la atención clínica de pacientes con COVID-19 (a partir del 7 de marzo de 2020) destaca que no hay un tratamiento específico para COVID-19 disponible, y enfatiza que el manejo debe incluir “la implementación inmediata de prevención, control y manejo de las complicaciones.

En estos tipo de estudios lo ideal es administrar el tratamiento en las primeras etapas de la enfermedad, antes de que el paciente deba entrar a cuidados intensivos.

El proyecto Solidaridad es muy ambicioso, pero trabajar con varios centros en varios países al mismo tiempo puede hacerlo logísticamente complicado.

A pesar de que los protocolos se escriban de manera precisa, siempre habrá puntos de interpretación, eso puede generar que no haya comparaciones reales.

Ahora solo es cuestión de tiempo para conocer los resultados del proyecto Solidaridad, pero “Este es un gran paso hacia adelante”.

Rio Branco – Brasil 14 de Abril 2020

Eventualmente todos nos contagiaremos

Desde que el primer caso que se reportó en diciembre 2019 a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Wuhan, China, tenemos a la fecha 1,652,804 casos confirmados, 101,349 muertos y 353,515 recuperados, el coronavirus se ha extendido a 192 lugares fuera de China datos recopilados hasta la fecha.

Y mientras nos esforzamos por contener la propagación con diferentes políticas, desde las más duras a las más flexibles, eventualmente todos nos contagiaremos de esta viremia.

No es mi intención criticar políticas implementadas, de hecho, pienso que están en lo cierto si su consigna es hacer todo lo posible por evitar la propagación del virus ahora en medio de la pandemia y que permitan que cuando en algún momento nos contagiemos haya camas de hospital disponibles para recibir tratamiento.

El objetivo de este documento es responder a una pregunta que me realizo mi primo Uma Vacaflor y lo cito textual, toda enfermedad tiene 3 causas una mental, una emocional, una física, desde tu punto de vista cual de estas 3 seria la causas del coronavirus, a lo que yo le respondí las 3 más 1, la causa social, a continuación expondré mi punto de vista a esta respuesta.   

1ro Es una enfermedad física causada por un virus que produce sintomatología respiratoria, se ha especulado mucho sobre el origen del nuevo coronavirus, poco después de que se identificaran los primeros casos, surgieron una serie de teorías.

Los murciélagos, en particular, han sido estudiados exhaustivamente porque se les considera hospederos naturales  de los coronavirus.

En definitiva, es un virus que ha mutado, es un nuevo coronavirus Covid 19 que se está propagando entre las personas, y que causa sintomatología respiratoria

2do Es una enfermedad que se tornó mental, a pesar de que cada uno reaccionamos de modo distinto a situaciones estresantes, una pandemia infecciosa como el Coronavirus puede generar rasgos comunes en lo que a salud mental se refiere por una multitud de factores, como el estado de salud propio o de nuestros seres queridos, consecuencias laborales, incertidumbre por la situación, soledad, etc.

3ro Es una enfermedad emocional, que trae un impacto en nuestros sentimientos muy fuertes en todos nosotros, estamos pasando por subfases, como el reconocer que tenemos un problema, negar que nos puede afectar a nosotros, sentir miedo a que podamos contraer la enfermedad o alguien muy cercano a nosotros, sentir incertidumbre sobre nuestro futuro y finalmente la superación y entendimiento de que el mundo ha cambiado y tenemos que cambiar con el.

4to Y finalmente es una enfermedad Social la globalización se ha convertido en el mejor aliado del coronavirus, la peligrosidad de un virus depende del grado de mortalidad y de la velocidad de propagación, nada se propaga más rápido que el miedo, el miedo es irracional, el miedo es contagioso y la sociedad digital es el “caldo de cultivo” ideal para su transmisión.

Pero todo lo dicho, palabras más o palabras menos ya lo hemos escuchado o hemos intuido lo que realmente vendrá será el desenlace socioeconómico y realmente este será el verdadero problema que tendremos que resolver.

No podemos aislarnos del mundo y tarde o temprano entraremos en contacto con el virus que ya forma parte de la microbiota patógena de la humanidad, y que llego para quedarse.

Por un lado, estarán los que hayan pasado la enfermedad y han generado anticuerpos contra el coronavirus, por colocar algún nombre los denominare (los fuertes) y por otro lado están aquellos que no han pasado la enfermedad y no tienen anticuerpos y también por poner algún nombre los denominaremos (los débiles), este hecho producirá una fractura en la humanidad entre los débiles y fuertes.

Pienso que el análisis de la situación está aquí, en estas preguntas, como que pasara con nuestro futuro­? vamos a convivir como si nada pasara?, o vamos a convivir  con miedo a que nos contagiemos y no poder superar la enfermedad?, o talvez vamos a dividirnos y aislarnos los fuertes de los débiles?, portaremos una credencial, un pasaporte o un  chip que diga que somos o no infectados?, vamos a dejar que extranjeros entren a nuestros países?, o sin ir más lejos vamos a dejar que amigos y familiares entre a nuestra casa?.

Talvez todo lo dicho parece película de ciencia ficción, mejor dicho, película de terror de ciencia ficción, lo cierto es que todo está pasando y tenemos que tener bien en claro que la única forma de enfrentar a un virus es reforzando nuestro sistema inmunológico físico, mental, emocional y social.

Las políticas de aislamiento ayudan a contener la propagación, pero no cura la enfermedad, eventualmente todos nos contagiaremos. 

Rio Branco – Acre 10 de Abril 2020